Por que practico Aikido?

Por Haryo Shridhar, Brooklyn Aikikai.


Yo practico aikido porque es mi camino. Esto no es lo que habría dicho hace cinco años y medio cuando comencé .

Cuando comencé Aikido no sabia lo que era. Recién me había mudado a New York de haber vivido en Londres y en India, empezando la vida por mi misma. Después de unos 22 años de danza, decidí parar. Estudie un año de artes marciales de India mientras en Bangalore, sabia que quería entrenar un arte marcial. No sabia cual. Estaba como en negro,  simplemente seguía mas al sentido básico que a mi vista. Mi amigo dijo, “Deberías probar Aikido, pienso que te gustara”. Viendo la clase, supe en pocos segundos que queria a Savoca Sensei como mi profesor. En alguna forma, así como encontré el Aikido, pienso que el Aikido me encontró a mi.

Recientemente, He pensado acerca de mi anterior entrenamiento en danza y en el Aikido. Me he preguntado a mi misma por que decidí parar de danzar y por que decidí comprometerme a mi misma con el Aikido. La respuesta inicial llego demasiado fácil, . “La danza estaba pesadamente relacionada con mi vida de casada y quería dejar eso atrás.” No era eso. Mientras amaba danzar , Me sentía encajada por ideas que tenia, de que como bailarina en escenario, al envejecer, el alto desempeño se iría.  Crecí mas interesada en encontrar un sentido profundo de enraizarme conmigo misma y además quería trabajar con otras personas. Practico Aikido porque no es solitario. Mientras que cada persona debe trabajar en si misma, el trabajo también es con otro. Si ambas personas realmente dan de ellas, la practica puede ser una vía en ambos para crear y descubrir.

En Aikido, hay un sentido salvaje. Esto no significa movimientos rudos o locos. Para mi, este "salvajismo" es un sentido de no solo estar en esta lista de atributos y cualidades que tengo para mi. Es un sentimiento de existir y trabajar con otra persona con posibilidades frescas todo el tiempo. Esto empieza en un nivel físico, cuando no dejas a tu cuerpo decirte la misma historia una y otra vez. “Tengo las rodillas malas, así que solo puedo bajar solo un poco, o solo estirarme esto”.

A veces, especialmente cuando se va la resistencia, lo salvaje puede ser sentido, y puedes encontrar moviéndote diferente mas que la lista de: “Este es quien soy y así es como me muevo”. Esto "salvaje" te mueve mas allá del nivel físico. No es enterrando y escondiendo el como sale. Si, debemos trabajar continuamente para canalizar esto "salvaje" y aprender como usarlo. Pero Aikido no me pide que me esconda. Me pide que sea yo misma, de formas pequeñas, de formas grandes.

brooklyn aikikai

Cuando empecé Aikido, entrenaba para mi misma, sentía que estaba dando mi voz para otros, y que estaba entrenando para encontrar eso. Como sea, esto cambio . Si, sigo entrenando para misma. Quiero ir mas profundo y debo dar un fuerte compromiso y energía para practicar, pero no es para mi sola nada mas. Siendo parte de una fuerte comunidad, el dojo me muestra que tan conectados estamos. Que lo que hago fuera y dentro del tatami afecta a otros.

Y que es bueno para mi desarrollo sola? En el primer lugar, eso es imposible.

Mi entrenamiento no seria posible sin la dedicación de por vida de muchos profesores, incluyendo Savoca Sensei, a este arte. En esta vía, apenas empecé entrenando estaba conectada. Y como voy entrenando, debo continuar esta conexión con otros. Así que además practico Aikido por la comunidad de la que soy parte, y en un sentido más grande, del mundo.

Quizás la mas simple respuesta del por que practico, es porque amo el Aikido. Es hermoso y feroz, y es lo mas difícil que haya hecho. Es rico y profundo. No es fácil. Pero lo amo.

Mientras que las siguientes no son mis palabras, ella expresan como me siento. Son un extracto de “Starfish”, de Mary Oliver.


“Que bien hace estar todo el día al sol amando lo que es fácil?
Nunca creció fácil, pero al menos creció en paz.
Todo el verano mis miedos disminuyeron mientras florecían a través del agua
como flores, como motas,
de un sueño incierto,
mientras me quedo en las rocas, buscando en la oscuridad , aprendiendo poco a poco a amar
nuestro único mundo.”

 

Este artículo apareció originalmente el 15 de noviembre de 2017 en el Brooklyn Aikikai Blog (www.brooklynaikikai.com/blog/) Republicado  y traducido con permiso de Brooklyn Aikikai.

Acá pueden ver el original en ingles: http://biran.birankai.org/?p=1999

Publicado en Blog de Aikido