Ukemi Waza

Trabajo de Ukemi

Antes de dar una apreciación personal sobre qué es el trabajo de ukemi, hay que primero definir ¿qué significa Ukemi?

Ukemi, traducido del japonés al español, básicamente, significa ”proteger el cuerpo“. Esto quiere decir que cualquier acción que hagamos ante una posible amenaza para proteger nuestra integridad física, se podría considerar como ‘’Ukemi’’.

En Aikido, solemos escuchar la palabra ukemi para referirnos a las caídas que ejecutamos en respuesta a una técnica de proyección pero ukemi va mas allá; esto engloba desde controlar nuestra respiración, ejecutar una caída o simplemente mover nuestro cuerpo de tal manera que garantice nuestra continua práctica, disminuyendo la mayor cantidad de daño posible.

Fujisan
En Aikido, la persona quien realiza el ukemi se denomina ‘’Uke’’, que significa ‘’proteger’’, por lo que nos puede dar una idea que, a pesar de que el Uke es el que "agrede", tiene como trabajo protegerse de la técnica realizada por su compañero.

El trabajo de ukemi más allá de lo físico: también es un trabajo mental. Cuando eres Uke, necesitas mantener una mente flexible para poder adaptarte a cualquier circunstancia, ya que, aunque se esté recibiendo una misma técnica, cada ejecución es distinta y debemos saber leer esto antes que sea demasiado tarde.

Como Uke, se debe actuar de manera espontánea, moldeándose en cada situación para así disminuir el riesgo de ser dañado. Para mí, el trabajo de Uke, no solo se limita a ejecutar una caída vistosa o silenciosa: un buen trabajo de Uke es aquel en donde se mantiene un balance entre la intención del ataque y la defensa de nuestro propio cuerpo, sin entorpecer la técnica. Cabe destacar que esto, previamente dicho, no quiere decir que se debe ‘’regalar’’ la técnica, ya que, si Tori no la ejecuta de manera correcta, el Uke debe hacerle saber esto a través del mismo movimiento corpóreo. El Uke necesita buscar el balance entre un buen ataque y una buena defensa.

¿Cómo conseguir ese balance entre ataque y defensa?

En mi corta experiencia, sumando los consejos y puntos de vistas de compañeros y maestros, he podido entender que, como Uke, se deben aplicar ciertos conceptos:

• Intención y honestidad: estos dos aspectos los englobo como uno, ya que ambos van de la mano. Cuando atacamos, tenemos que hacerlo con coherencia, respetando el propósito que tiene dicho ataque, sea un shomen uchi; cuya intención es golpear con un movimiento descendente hacia la cabeza o un katatori; que es agarrar con una mano el hombro del compañero. Estos ataques deben ser sinceros y no por el hecho de saber que técnica nos hará Tori, vamos a cambiar la trayectoria del ataque o intentar bloquear la técnica, sobre todo si se trata de un alumno que recién está comenzando.

• Zanshin: este término hace referencia al estado de alerta que debemos mantener durante la ejecución del ataque. Como ya mencione, aunque se trate de la misma técnica, cada momento es distinto y por lo tanto no debemos confiarnos.

• Mushin: una vez que atacamos, prácticamente estamos entregando nuestro cuerpo al Tori, por lo que es primordial fluir con la técnica. Aunque suene un poco descabellado, tenemos que evitar pensar en la caída que vamos a realizar, ya que desviar nuestra atención puede ser fatal porque nos desconectamos con lo que Tori trata de transmitirnos en ese momento.

• Ai: sin duda otro concepto que no debería faltar, debido que lo que estamos haciendo es Aikido, seria el término ‘’Ai’’ o armonizar. A pesar de estar recibiendo una técnica que puede dañar nuestra integridad física, es necesario armonizarse con la técnica y con el momentum. Tenemos que ser capaces de fluir con la energía de nuestro compañero.

Fujisan2

¿Cómo empezar?

Es importante resaltar que conocer estos conceptos no te garantizan un buen trabajo de ukemi, ya que, como todo, amerita práctica constante. La mejor forma de comenzar, según mi criterio (como me enseñaron a mi), es aprendiendo las rodadas básicas. Partiendo desde las caídas más básicas, que son Mae-Ukemi y Ushiro-Ukemi, comenzamos a preparar nuestro cuerpo para rodar de manera eficiente y evitar algún tipo de daño. Una vez que estas caídas se dominan, debemos ponerlas en prácticas con un compañero para entender en que momento y por qué debemos hacerla. Es fundamental permitir a Tori ejecutar completamente su técnica: esto nos ayudará a desarrollar la sensibilidad como Uke, para ejecutar nuestro ukemi solo en el momento justo. Una vez que se dominan las caídas básicas debemos aprender las variaciones de estas, como lo son el yoko ukemi, ushiro yoko kaiten y mae yoko kaiten etc…

Es recomendable realizar repeticiones diarias en solitario de mae y ushiro ukemi, esto mejora nuestra condición y prepara nuestro cuerpo para la práctica. Es necesario llevar al límite nuestro cuerpo hasta que aprendamos a dejar de pensar y comencemos a fluir con la técnica hasta el punto de ejecutar cualquier tipo ukemi casi de manera automática.

No busques competir con tus compañeros, cada uno tiene su propio ritmo. Algunos conseguirán resultados más rápido y otros más lento, pero lo importante es no darse por vencido y continuar practicando. La práctica nunca termina e incluso, en cinturones negros, aún se siguen afinando los ukemi.

Mi recomendación final es que disfrutes de tu entrenamiento, no lo veas como una carga, relájate y conéctate con tu compañero: recuerda que ambos, tanto Uke como Tori, buscan lo mismo y es profundizar en el aprendizaje, así que no hay necesidad de sumarle tensión a nuestro entrenamiento diario.

Octavio Nuñez.

Publicado en Blog de Aikido